Nairobi - Más por Ellos

Nairobi, Kenia1 MesFin de la Pobreza

KIBERA

Mi día a día en Nairobi fue de lo más variado. Kibera es el mayor slum de África, ahí viven más de 1 millón de personas e ir de un sitio a otro no siempre es fácil. En primer lugar tenemos que ser conscientes de que Kibera no es un lugar seguro y que uno debe tener cuidado y aplicar el sentido común. Kibera no es peligroso y yo no tuve ningún problema pero evitar llevar relojes y cámaras de fotos ayuda a pasar desapercibido (aún  así es difícil cuando la mayoría de las veces serás el único blanco). También recomiendo no ir a Kibera de noche y estar solo durante las horas de luz, Kibera por la noche es peligroso y es muy fácil perderse si no conoces bien el slum (no hay luz eléctrica en la mayor parte del slum). Lo mejor para moverse dentro de Kibera es en moto-taxi. Hay que tener en cuenta que en Kibera no hay calles ni números y que los traslados se hacen por referencias (la iglesia, la tienda, el hospital, el colegio...) por lo que las primeras veces siempre es mejor ir acompañado de alguien de confianza. El slum está lleno de moto-taxis y aunque un blanco siempre va a pagar algo más que una persona local es bastante barato y los precios son siempre negociables.

EXPERIENCIA

Me fui a Kenia en Marzo de 2015 después de varios años colaborando con Kubuka (antes Más Por Ellos) desde Madrid. Lo que más me atrajo del proyecto fue el concepto, Kubuka quiere conseguir la sostenibilidad económica generando ingresos en Kenia y tiene el objetivo final de abandonar Kenia y replicar su modelo de cooperación sostenible en otros lugares desfavorecidos del mundo.

Durante mi estancia estuve primero en Nairobi, donde pude conocer algunos proyectos sociales como 2 de los colegios con los que Kubuka colabora. La labor de Kubuka es formar a los profesores, ayudar en la compra de material escolar, asegurar que todos los niños van al colegio con regularidad y por último asegurar al menos una comida al día para los niños que van al colegio. Además pude visitar Good Samaritan, una casa de acogida donde viven numerosos niños huérfanos de Kibera y que desde Kubuka ayudan con material escolar y formación de los profesores.

Por otro lado, pude visitar los proyectos de emprendimiento que están enfocados a conseguir la sostenibilidad económica, conocí Kibera Cinemax, un cine en el que se proyectan películas y partidos de fútbol para la comunidad de Kibera y cuyos beneficios se reinvierten en los proyectos sociales. Además Kibera Cinemax funciona como centro cultural en el que se imparten charlas educativas y se usa como sala de vídeo para los niños de los colegios con los que Kubuka colabora.

Por último pude conocer a varios beneficiarios de microcréditos y a los jóvenes que lideran la Cooperativa Kleanbera, un proyecto que busca comprar residuos reciclables para venderlos luego a plantas que lo procesen y así por un lado conseguir más fondos para los proyectos sociales (colegios y casa de acogida) y por otro, conseguir hacer de Kibera un barrio más higiénico y limpio.

La segunda parte de mi estancia con Kubuka fue en Tala (región de Machakos) donde pude conocer el centro de acogida que ellos mismos habían desarrollado y en el que vivían 25 niños. Algunas de labores que realizaba eran:

1. Despertar a los niños, ayudar a preparar el desayuno y desayunar con ellos.

2. Cuando los niños iban al colegio nosotros nos encargábamos de recoger los cuartos, lavar la ropa, ir a comprar comida, reunirnos con las familias u otras tareas diarias que pudieran surgir.

3. Por la tarde cuando los niños volvían del colegio hacíamos clases de refuerzo y luego organizabamos juegos y actividades con los niños hasta la hora de las duchas y la cena.

Uno de los mejores recuerdos son las noches en Lisha Children's Home (así se llamaba). Nunca en mi vida había visto tantas estrellas. Cuando los niños se dormían y caía la noche me gustaba tumbarme en el suelo a escuchar música o simplemente a mirar el cielo y ver las estrellas. Pocas veces he sentido tanta paz y tranquilidad como esas noches.

Lo más espectacular es el ambiente y la alegría que se respira, además del entorno. Es un lugar lleno de vida, canciones, juegos, risas y todo ello rodeado de campo y los colores de África. Para mí los días que estuve en Tala fueron verdaderamente especiales. Después de varios años ayudando desde España a sacar adelante el proyecto el sentirme parte de ello y darme cuenta de que el esfuerzo merece la pena fue algo muy bonito. En Tala se les da a los niños un futuro y se les cuida y trata como los niños que nunca han dejado de ser.

KUBUKA

Hoy en día Kubuka ha crecido y tiene también proyectos en Zambia y algún proyecto más en Kenia pero la esencia es la misma: crear un modelo de desarrollo sostenible que permita mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en zonas desfavorecidas generando los recursos de manera local y reinvirtiéndolos en las propias comunidades.

Si alguno lee esta entrada, le recomiendo encarecidamente que conozca Kubuka, es un proyecto liderado por jóvenes españoles y africanos con un objetivo claro y común.

Vivir este tipo de experiencias te hace mejor persona y te enseña diferentes formas de ver la vida, como me dijeron en Kenia: "vosotros tenéis el reloj, nosotros tenemos el tiempo". La gente en Kenia es buena, aplica el sentido común y déjate llevar por el carácter africano.

Escrito por

Escrito por

P.Armas

Realizado con el apoyo de

Kubuka

Ubicación

Nairobi, Kenia

Preguntas (0)

Comparte tus inquietudes y resuelve las dudas que te hayan surgido.

Nadie ha hecho preguntas sobre esta experiencia, ¡Anímate y se el primero en preguntar!

Sigue descubriendo más experiencias increíbles

Déjate inspirar por más historias de nuestros voluntarios

Únete a la comunidad

Forma parte de esta plataforma social, entérate de nuevas experiencias, de eventos, de noticias relacionadas y mucho más.

Idioma: Español

  • Español