Etiopía, algo mágico e indescriptible

Asayita, Afar, Etiopía1 MesSalud y Bienestar

¿Cómo empezó todo?

Era enero de 2014 cuando decidí ir a visitar a mi amigo Nacho a Marruecos, y decidimos hacer un breve “road trip” que nos llevaría a ciudades como Casablanca, Fez, Marrakech o Tánger. Todo esto acompañado un libro que jamás olvidaré “ATRAPA TU SUEÑO” (Carolina y Herman Zapp), con ese título cualquiera pensaría que es un libro de autoayuda, pero es un diario novelado que relata la historia de un joven matrimonio que se lanza a recorrer todo América desde Argentina hasta Alaska… Aquellas reflexiones en esos días me despertó de nuevo una inquietud jamás apagada en mi interior, lanzarme a mi sueño africano.

Misioneras de la Caridad (Madre Teresa de Calcuta) en la zona de “Arat Kilo”

Días después regresé a Londres, donde trabajaba, y tan sólo tardé cuatro semanas en decir que me iba, no sabía cómo ni dónde, pero sabía que me iba a África. Yo lo llamo Dios, otros destino, pero la casualidad o causalidad me hizo un favor y días después conocería a Amaya, la hermana de mi gran amiga Blanca, quien me puso en contacto con la ONG “AMIGOS DE SILVA”. Vine a España, previo disgusto de mis padres (esto es algo habitual en todos los que somos algo aventureros), y organicé todo con la ONG. Nos conocimos y todo encajaba con sus necesidades y las mías. “AMIGOS DE SILVA” es una pequeña ONG que fundó Paco Moreno y que trabaja en Etiopía. Se centra en la perforación de pozos y construcción de un hospital en el desierto de Afar, un desierto que se caracteriza por llegar a los 60ºC y por una población mayoritariamente nómada.

Assayita, Etiopía

¡Empieza la aventura!

El 4 de junio tomé un avión a Addis Ababa, Etiopía. Los vuelos a Etiopía si se cogen con tiempo, rondan los 600€, y el visado te lo haces en el mismo aeropuerto al llegar, eso sí, cada año tiene un coste que varía entre los 17€ y los 50€, y es muy importante que al llegar se rellenen los formularios indicando una dirección que normalmente se os indicará por parte de la ONG o ponéis alguna dirección de algún hotel. Ese importe se hace en euros, aunque al llegar al aeropuerto lo recomendable es que se cambie algo de dinero a la moneda local, “Birr”. La llegada a Addis Ababa, como a cualquier capital africana es caótica y desconcertante. En este caso, es un auténtico descontrol. Al llegar, lo recomendable es pillar un taxi, previo acuerdo, y esto es muy importante, porque van a intentar que pagáis precios europeos, cuando allí “honradamente” valdría el trayecto la cuarta parte de lo que valdría en España. Eso sí, antes de salir del aeropuerto, hay que acordarse de ponerse algo que abrigue, pues es extrañamente fría la capital de Etiopía.

Assayita, Etiopía

Una para muy especial

Si al llegar tienes que quedarte un par de días, es muy recomendable visitar la casa que tienen las Misioneras de la Caridad (Madre Teresa de Calcuta) en la zona de “Arat Kilo”, es un hogar muy duro, pero dirigido por unas personas de unas cualidades excepcionales que a nadie dejan igual. Para salir de Addis Ababa, normalmente uno va en el coche con Paco, aunque a veces puede que te toque ir en autobús (toda una experiencia). La diferencia de temperaturas a penas se siente cuando uno lleva una hora en trayecto, viendo como poco a poco y a medida que el vehículo avanza, la temperatura va ascendiendo sin control. Uno llega a Assayita con una extraña sensación… ¡La de no haber pasado un calor igual en esta vida! Después de tomarse unos litros de agua fría, uno empieza a tener ganas de trabajar.

Assayita, Viaje al lugar más caluroso del mundo.

¡A trabajar!

Con AMIGOS DE SILVA, existen principalmente dos tipos de trabajo, uno más orientado a la nutrición y otro más relacionado con las construcción/ingeniería. Las personas que quieren dedicarse al área de la nutrición, el trabajo diario consiste en llevar un control de la “fafa” (producto que utilizan para los desnutridos). AMIGOS DE SILVA, reparte este material nutriente entre los vecinos de la zona de una manera altruista. Los vecinos (ancianos y madres principalmente), se acercan a la oficina que hay dentro del recinto hospitalario y un voluntario o trabajador de la ONG les reparte unas bolsitas previamente preparadas y pesadas.

AMIGOS DE SILVA, en la construcción del Hospital.

Para los que les guste más la ingeniería, existen dos campos de trabajo. El primero es de la perforación de pozos, dedicándose a la búsqueda de puntos donde los habitantes locales (nómadas o no) necesitan agua, con la ayuda de una gran maquinaría, el equipo se dedica por entero durante horas/días a la ejecución de esta tarea. Otras de las áreas con las que un ingeniero o arquitecto puede disfrutar es con la dirección de obra, dedicándose principalmente a que se realicen tareas de construcción de alguna de las secciones que tiene el hospital (los hospitales en Etiopía se construyen por edificios especializados en áreas de medicina: maternidad, cirugía, consultas…).

Mi día a día

En esta última “especialización” fue dónde yo realicé mi voluntariado. El día a día empezaba a las 6:00 am, desayunábamos un café (que nadie dejé de tomar café etíope) y un poco de pan con aceite y tomate. Nos duchábamos con unas jarras de agua que sacábamos de unos bidones que, previamente, habíamos llenado de agua. Nos vestíamos con camisetas de color claro, pantalones cortos y zapatillas de trecking. Muy temprano llegábamos a la obra, pues las temperaturas empiezan a  elevarse y, entre las 12:00 y las 15:00, se da permiso para que todo el mundo descanse. Las tareas consistían principalmente en tener control de los materiales (pues hay muchos robos) y controlar que todos los trabajadores estuvieran en su lugar de trabajo y con tareas que hacer. También ayudábamos a Paco (fundador de la ONG) con cualquier otra tarea que requiriese algo de ayuda, desde control de la “fafa” (cuando faltaba la responsable de nutrición), o con la revisión de materiales. En mi caso, estuve trabajando en la construcción del área de cirugía, hormigonando la base y los pilares de la estructuras, así como revisando que se hiciera correctamente la estructura metálica que iba como techo del edificio.

Assayita, Etiopía

Pero también había tiempo para disfrutar un poco de aquella región recóndita de este mundo. Acercarse al mercado para regatear los precios de los tomates o asegurarte algo de fruta, podía convertirse en toda una aventura, dado el tiempo que hay que dedicarle al regateo para que a uno “no le tomen por tonto”. También había un rato al acabar la tarde para pasarse a tomar una cerveza o un delicioso zumo de mango, y digo delicioso, porque era un sabor inolvidable el de aquella bebida. Siempre hay tiempo también para jugar con los niños al fútbol o a cualquier otro deporte o juego que ellos se inventen.

Experiencia única

La experiencia es única, desde el primer minuto uno parece sentirse en otra época de la historia, y es que cosas ya casi olvidadas en España, allí son su día a día. Ver un camello en la puerta del hospital o un enfermo que llega en burro con alguna dolencia. Ver a hombres que visten con faldas y sandalias, pues los hombres tienen una estética muy particular en esta parte del mundo. Puedo decir que Etiopía es un país que, como la mayoría de África, tiene algo especial, mágico e indescriptible. Una experiencia única la de vivir en un país con tanta historia y que pueden presumir con orgullo de jamás haber sido colonizados.

Assayita, Etiopía

Yo me reconozco como un enamorado de África, de su gente, de la maravillosa visión del mundo que puedes conseguir allí, de gente buena que con muy poco te enseña tanto. Es difícil resumir en unas líneas la gran experiencia que supuso Etiopía para mí, y es que conocer algo tan lejano se convierte en una aventura, hay que aprovechar esta vida y disfrutar de las maravillas que tenemos, conocer y “echar una mano”, pues al fin y al cabo procedemos de un mundo en que todo es distinto y seguramente no hay mejor lección en la vida que aprender a saber ser generoso.

Y recordad, cualquiera que quiera dedicar parte de su tiempo, en Etiopía encontrará un buen lugar y en AMIGOS DE SILVA un buen hogar con el que comenzar a vivir África, no os defraudará la organización y su manera de trabajar con una honradez impecable y pocas veces premiada… Y además tendréis la suerte de ver de cerca a las grandiosas Misioneras de la Caridad.

Escrito por

Escrito por

Beltrán Navarro

Realizado con el apoyo de

Amigos de Silva

Ubicación

Asayita, Afar, Etiopía

Preguntas (0)

Comparte tus inquietudes y resuelve las dudas que te hayan surgido.

Nadie ha hecho preguntas sobre esta experiencia, ¡Anímate y se el primero en preguntar!

Sigue descubriendo más experiencias increíbles

Déjate inspirar por más historias de nuestros voluntarios

Únete a la comunidad

Forma parte de esta plataforma social, entérate de nuevas experiencias, de eventos, de noticias relacionadas y mucho más.

Idioma: Español

  • Español