21 días en Dominicana lejos del paraíso.

San Cristóbal, San Cristóbal, República Dominicana21 DíasFin de la Pobreza

¿Cómo lo descubrí?

Antes de empezar a contaros mi llegada a República Dominicana y mi experiencia en el voluntariado aquí, es importante que os explique el como y el porque de esta experiencia, que fue tan importante para mi.

Todo empezó en Septiembre de 2014, cuando descubrí, en mi colegio, la existencia de un grupo de Solidaridad, el cual se encargaba de diferentes voluntariados, que iban, desde una recolecta de alimentos por navidad del propio colegio, hasta la distribución de alimentos por diferentes barrios de Madrid. Yo en este momento me encontraba en Primero de Bachillerato, y me pareció una gran idea el apuntarme a un grupo, que me iba a dar la oportunidad de colaborar con aquellas personas que no tienen tanta suerte.

Cuando me enteré de la existencia del grupo, se lo comente a algunos de mis mejores amigos, porque me parecía que también a ellos les podría interesar. Dos de ellos decidieron apuntarse conmigo, y juntos comenzamos nuestra aventura en este bonito proyecto. 

Primera toma de contacto

Cuando nos apuntamos al grupo de Solidaridad nos explicaron que los Domingos existían unas reuniones en las que se debatía sobre diferentes temas, y a las que estaría bien que acudiésemos. A medida que fuimos entrando más en el grupo nos enteramos de que en verano, se realizaban una serie de viajes tanto a Perú como a Dominicana,  para realizar un voluntariado. Sinceramente en aquel momento es algo que veía muy lejos, ya que tan solo había 12 plazas, y como es obvio era para los que más tiempo llevaban en el grupo. De todos modos decidí seguir formando parte del grupo y participando en los diferentes voluntariados y reuniones que realizaba este.

A finales de Abril de 2015, llego el momento en el que se decidía, quien iba este año al voluntariado que se iba a realizar en Dominicana. En principio, había 10 plazas, ya que algunas eran para los profesores que venían con nosotros. 6 de ellas las cubrían personas que habían ido otros años, por lo que solo quedaban 4 plazas para los que entrábamos nuevos, de las cuales dos estaban muy claras, y las otras dos eran a las que optábamos mis dos amigos y yo, y algunos compañeros más del curso. Solo fui escogido yo de mis tres amigos, lo que en aquel momento me pareció un drama, pero viendo como fue todo, al final del voluntariado, eso fue lo de menos.

Comienzo del voluntariado

Ahora que ya os he contado como surgió todo, toca hablaros de en que consistía el voluntariado que realicé. Este constaba de tres semanas en las cuales íbamos a realizar dos proyectos diferentes. El primer proyecto consistía en ayudar en un campamento de verano, en el cual las familias más desfavorecidas de San Cristóbal, ciudad donde realicé el voluntariado, llevaban a sus hijos para que mejoraran en su educación escolar, y también para que se relacionasen con otros niños y se divirtiesen. Este proyecto lo realizábamos por las mañanas, y se dividía en una parte en la que dábamos clase a los niños, principalmente de matemáticas y ortografía, y una segunda parte, en la que realizábamos los diferentes juegos y actividades deportivas. El segundo proyecto de este voluntariado, consistía en trabajar en la "reconstrucción" , de una Iglesia, ya que estas allí son muy importantes, no solo por ser un lugar de culto, si no porque las utilizan a modo de refugio, en caso de grandes tormentas.

Ahora ha llegado el momento de situarnos en el día en el que comenzó esta experiencia que fue tan importante para mí.

El día a día

En esta imagen, nos encontramos realizando una experiencia con los niños, en la que cada uno de ellos se inventaba una historia, como si fuese un cuento, y la compartía con el resto

Todo empezó el día 2 de Julio de 2015, nos encontrábamos subidos en un avión, a punto de despegar en un vuelo de 8 horas que nos llevaría a vivir una de esas experiencias que marcan la vida de las personas. Durante esas 8 horas, aproveche para conocer un poco más a los compañeros con los que realizaba el viaje, y también para preparar las pruebas de nivel que realizaríamos a los niños para crear diferentes clases.

Cuando llegamos a Dominicana, nos esperaban algunos de los compañeros nativos que nos iban a acompañar durante esta experiencia, que muy amablemente nos llevaron a la casa en la que dormiríamos durante los próximos 21 días, donde nos esperaban más compañeros junto a un cura de nuestro colegio y su familia, que nos habían preparado una cena típica de su país de bienvenida.

Al terminar la cena tocaba recibir instrucciones de como íbamos a repartirnos las tareas de la casa y como íbamos a organizarnos el tema de las comidas. Una vez que acabo la reunión llegó la hora de irse a dormir, ya que al día siguiente había que despertarse a las 7.00, 6.30 si te tocaba preparar el desayuno, porque a las 8.00 teníamos que estar cada uno en nuestro colegio correspondiente para empezar las actividades.

Para que os hagáis una idea de como era el día a día en el voluntariado, os contaré como se desarrollo el primero de todos, el cual creo que fue un gran ejemplo de lo duro que fue todo lo que vivimos, desde el punto de vista físico y mental.

El primer despertador sonó a las 6.30 a.m. y aunque  no era el que a mi me correspondía, si era el que a mi me despertó. Ya que me encontraba despierto, decidí empezar a vestirme. Nos habían advertido de que en la obra, nos podían picar mucho los mosquitos asique me puse un pantalón largo para pasar el día ya que no íbamos a volver a casa entre el colegio y la obra. Lo habitual era comer en casa, pero como algunos días íbamos muy apurados de tiempo, tocaba comer por el camino. Una vez que el desayuno estaba preparado, teníamos que desayunar a toda prisa, para a continuación vestirnos y salir lo más rápido posible. Cuando llegamos al colegio, nos encontramos los primeros niños, que nos esperaban en la puerta. Una vez que ya estábamos todos, escuchábamos el himno y organizábamos a los niños por clases, este paso fue un poco caótico el primer día ya que, al no haber realizado las pruebas de nivel no estaban las clases hechas, asique decidimos separarles por edades. Acabado el himno, empezábamos las clases que tenían una duración de 4 horas con un descanso de 45 minutos para el recreo, dónde a parte de jugar con los niños al baloncesto, montábamos un pequeño puesto donde se le daba a cada niño un sandwich y un zumo. Una vez finalizada las clases, nos recogían con la furgoneta e íbamos a la obra. Cuando me refiero a que realizamos la reconstrucción de una Iglesia, no quiero que os imaginéis nada más lejos de la realidad, nuestra tarea en esta parte del proyecto iba desde poner cemento en las paredes o quitar zonas de Tierra, hasta pintar todas las paredes del edificio, como podéis apreciar en la foto de arriba. En la obra trabajábamos más o menos hasta que se iba el sol, y si os soy sincero pocas veces he estado tan cansado y a la vez tan orgulloso en toda mi vida como el primer día al acabar. Cuando llegábamos a casa nos duchábamos, preparábamos la cena , los sandwiches y las clases del día siguiente, para a continuación irnos a dormir antes posible, porque el día siguiente iba a ser igual o más duro.

He decidido compartir esta imagen con vosotros, ya que demuestra que aunque el trabajo era duro y el dolor en el cuerpo te acompaña toda la experiencia, se disfruta mucho con tus compañeros, y por eso en la fotografía se puede apreciar como todos nos estamos riendo

La verdad que poco más os puedo contar sobre mi día a día, ya que la mayoría de ellos fueron muy similares.

¿ Que aprendí de esta experiencia?

Creo que antes de concluir este relato, con el que me gustaría haberos animado a todos los que estéis en duda a realizar ese voluntariado, debo contaros todo lo que me aporto dicha experiencia y lo que creo que pude aportar yo a las personas que se vieron involucradas en ella. Sinceramente haciendo un balance, creo que todas las personas que participaron  me aportaron mucho más una a una que todo lo que les pude aportar yo. Me gustaría empezar hablando de todo lo que me aportaron los niños. Cada uno de ellos me demostró que pase lo que pase en la vida y pese a todos los problemas que puedes encontrar en tu día a día debes ir por la vida con una sonrisa y nunca perder las ganas de divertirte y pasarlo bien. Para mi fue muy impactante ver como niños que venían de familias muy pobres, que casi no tenían ni para comer, siempre mantenían las ganas de aprender y de divertirse, y sobre todo siempre mantenían la sonrisa en la cara. De mis compañeros nativos aprendí que siempre hay que mantener los pies en la tierra, y no porque a ti te vayan las cosas bien  debes olvidarte de la pobreza y sufrimiento que te rodea. Y por último, mis compañeros, me demostraron que a veces en la vida, las personas que consideras más diferentes a ti por forma de ser y que tal vez jamás te habías planteado que pudieran llegar a ser amigos tuyos , pueden tener muchas más cosas en común contigo, que aquellos a los que has considerado toda la vida amigos. Para concluir, me gustaría contaros lo que pienso que pude aportar yo a la gente con la que compartí este proyecto, pero creo que para esto deberíamos preguntar a todas aquellas personas que participaron en el, y como no se puede me limitare a deciros que en esos 21 días simplemente me olvide de pensar en mi y empecé a pensar en lo que necesitaban los demás.

Y me gustaría concluir la experiencia con esta fotografía en la cual nos encontramos todos los monitores, con todos los niños, delante de un cartel el cual realizamos todos juntos, y el que máss tarde fue firmado por todos y cada uno de nosotros

Escrito por

Escrito por

gonhgm1998

Realizado con el apoyo de

Grupo Solidaridad Colegio Agustiniano

Ubicación

San Cristóbal, San Cristóbal, República Dominicana

Preguntas (0)

Comparte tus inquietudes y resuelve las dudas que te hayan surgido.

Nadie ha hecho preguntas sobre esta experiencia, ¡Anímate y se el primero en preguntar!

Sigue descubriendo más experiencias increíbles

Déjate inspirar por más historias de nuestros voluntarios

Únete a la comunidad

Forma parte de esta plataforma social, entérate de nuevas experiencias, de eventos, de noticias relacionadas y mucho más.

Idioma: Español

  • Español